Como canciones
tus palabras el recuerdo
me amanece

viernes, 26 de marzo de 2010

Siempre que termino de comer en un sitio de hamburguesas se me produce el mismo conflicto. ¿Recojo o no recojo la bandeja?

Si recojo la bandeja contribuyo a bajar costes del sitio donde estoy, lo cual redunda en que los precios sean mas bajos, pero fíate, lo mismo se lo embolsan. Por otro lado si no la recojo tendrán que contratar a alguien, con lo cual contribuyo a que ese alguien se gane un sueldo.

Pero me subirán la hamburguesa…

Pero si contratan a alguien que lo haga también me beneficio, vía cotizaciones sociales…

Pero el argumento definitivo es… me fastidia tener llevar la bandeja

Así que ahí se queda, me levanto y me voy

Cuando salgo a la calle me doy cuenta que tengo el ticket en el bolsillo ¿Qué hago? ¿Lo tiro al suelo o lo llevo a al papelera que como siempre esta a tomar por saco? (nunca hay una cerca cuando hace falta)

Si lo tiro al suelo el ayuntamiento tendrá que contratar mas gente para limpiar, pero me subirán entonces los impuestos. Lo llevo a la papelera, pero… de todas formas me van a subir los impuestos, mejor que se lo gasten en un puesto de trabajo, que en chorradas progre/festivas.

Pero veo de camino a la papelera va una chica de muy buen ver, lo llevo a la papelera

Entro en el auditorio nacional, repito, nacional, le doy la entrada al acomodador, que es funcionario publico, y me acompaña a mi butaca… ¿Le doy un euro de propina? Mejor no, dar un propina a un funcionario puede considerarse cohecho, y ese es un delito grave, pero por otro lado tendrá un sueldo misérrimo…

Decido que si tengo que dar un euro mejor se lo doy al chaval negro de la puerta del súper, que aparte de haber tenido los huevos de venir a nado hasta aquí, y siempre me sonríe

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada