Como canciones
tus palabras el recuerdo
me amanece

martes, 9 de marzo de 2010

La prueba

Hoy cotilleando en un blog me acorde de una cosa

¡¡¡¡LA PRUEBA!!!!

¿La “prueba” de que? Direis

Pues la prueba de que alguien de verdad estaba contigo por algo mas que una noche tonta, que la tiene cualquiera.

Si a la mañana siguiente te le topabas por el pasillo, estando yo de mala leche mañanera, sin afeitar, despeluchao, en calzoncillos y rascándome el culo, y no salían corriendo, era por algún motivo oscuro, o peor todavía… te querían

En cualquier caso muy sospechoso. Pero como la carne es debil, no me lo pensaba mucho.

Si me lo pensaba cuando te levantas y vas a coger los bártulos de afeitar y encuentras un paquete de compresas en el armarito. Ese día me afeitaba bien, me duchaba, me peinaba con gomina y too, me vestía de pijoguay, preparaba el desayuno, y se lo llevaba a la cama. Y decía…

“Cariño, creo que debemos dejarlo”

Compresas en el armario, ¡la leche! Mucha confianza ya, De ahí a que te planchen las camisas, y te digan de poner cortinas, va un paso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada