Como canciones
tus palabras el recuerdo
me amanece

jueves, 25 de marzo de 2010

Sal en la piel

Siempre recordare el sabor de la mar pulverizada en mi piel.

Las aspas levantaban nubes de agua tras de nosotros, pero en ocasiones una de esas nubes se colaba el portón abierto, y nos mojaba, nos refrescaba. Y cambiaba nuestras caras, la emoción y el miedo se trocaban en sonrisas cómplices

- ¿Por que vuelan tan bajo?
- Es que no es un vuelo autorizado

Nadie hablaba, solo mirábamos una mar calida, sin olas. Hipnotizados por un sol asesino que empezaba a emerger de la mar, y que atravesaba de lado a lado la escandalosa maquina que nos soportaba.

Y a pesar preocupación por hacer algo no permitido nos sentíamos a gusto.

Íbamos de picnic, a una playa desierta, llevábamos, neveras con hielo, cervezas de nacionalidad indefinida, y graduación alcohólica mas improbable todavía, hamburguesas, salchichas, buey, un saco de carbón para el fuego, y hasta un chavalito del campo para que se ocupara del fuego, negro como carbón del saco, aunque en esos momentos, lo recuerdo albo, por el pánico que debía sentir, en lo que quizás era la primera vez que se separaba del suelo.

¡Que bien! Después de semanas en un sitio horrible, de las moscas, del calor, de la indeferencia, ¡Un día en la playa! Sol, mar, arena, palmeras, y tal vez, hasta las chicas que nos acompañaban se quitaran bañador.

Ni siquiera el horrible ruido de la turbina, que nos obligaba a una comunicación solo gestual me impedía disfrutar de la sal en la piel, de la libertad.

Luego ya en la playa todo fue mas vulgar, me abrase con el sol, el buey duro como piedra, las cervezas se calentaron, un compañero se corto de forma fea con un coral, y ni siquiera las chicas se quitaron el bañador. Ni siquiera a pesar de nuestros ruegos, serian funcionarias de Naciones Unidas, pero la inmoralidad que ello conlleva, no alcanza a desnudarse en playas desiertas.

Pero la sensación de esa mañana, camino de una playa africana, de la sal en mi piel, siempre será uno de los momentos mágicos y emocionantes de mi vida

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada