Como canciones
tus palabras el recuerdo
me amanece

domingo, 7 de marzo de 2010

Exgato

De cuando era cachorro apenas le quedaban recuerdos. Recordaba la escombrera y el cubil bajo una puerta tumbada donde les metió, a el y a su hermanos, su madre. Recordaba como le picaban las pulgas, el hambre, y el humano del mono naranja, que les cojio. Bueno, solo el humano, y el miedo que tuvo, el era un gato y no distinguía los colores.
Tenia también un lejano recuerdo de su llegada a esa casa, recordaba los gritos de su ama, cuando volvía de sus escapadas lleno de arañazos, y ahíto de libertad

Era siempre el mismo ritual, llegaba y su ama le gritaba cosas que como era un gato no entendía, pero le daba igual, el se disponía a darse una sesión de lametones y limpieza.

De sus escapadas solo recordaba eso, la sensación de libertad, de ser el mismo. También sus peleas con aquel gato gris del jardín, que siendo mas viejo, y taimado que el, siempre ganaba, al fin y al cabo el comía tres veces al día, era un gato fuerte y joven.

Un día le metieron en la caja que usaban cuando iban en coche, y después de eso, solo recordaba el dolor, y que pensó, en cuando se me pase el dolor, me escapo a darme un garbeo

Pero conforme paso el dolor, pasaron las ganas de irse.

Tampoco le quedaron ganas de afilarse al uñas en el sofá como antaño hacia y tanta satisfacción le daba. También le habían quitado las uñas.

Solo tenia eso, recuerdos. Reacuerdos de cuando era un gato y no como ahora tan solo un peluche animado, harto de wiskas, y pleno de caricias y mimos, pero eso, solo un peluche.



Reposado en le regazo de su ama se paro un momento a contemplar al humano que frete a el miraba absorto la caja de los destellos.

Siempre estaba así, sentado mirando la caja.

Y oyó hablar a su ama. Si no hubiera sido un peluche animado hubiera entendido lo que decían:

- Paco ¿tú me quieres?
- Si, claro – contesto el humano que miraba la caja de los destellos

Pero como era solo un exgato, no entendió nada, o casi nada

Pero por un momento su mirada fria, se hizo calida, y contemplando al humano absorto penso…

- A ti también te metieron en una caja y te arrancaron tu condición, tú también eres un capón

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada