Como canciones
tus palabras el recuerdo
me amanece

viernes, 21 de agosto de 2009

Cada vez que oigo eso de “lo hice con buena intención” me echo a temblar. Parece que hacer, decir las cosas, u omitirlas, con “buena” intención las hacen aceptables y honorables.

Pues no, en muchos casos esas buenas intenciones no son otra cosa que una gran hipocresía, unas ganas patológicas de no estar en situaciones incomodas, de no molestarse.
En otros casos revestidos de santa sinceridad, como si la sinceridad santificara todo, se hace daño, pero eso si, con buena intención.
Perece que si es con “buena intención” hagas lo que hagas, daño o beneficio, no importa

Pero si importa

Por un cúmulo de “buenas intenciones” no he podido despedirme de una amiga, mi amiga, que marcho para siempre.

Adios, “Pitufa” que la tierra te sea leve

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada