Como canciones
tus palabras el recuerdo
me amanece

domingo, 10 de mayo de 2009

A proposito de arte, tecnologia, y vilonchelistas demasiado delgadas

DE COMO EL AUTOR SE LE FUE LA OLLA Y EMPEZO A PENSAR EN ARTE, TECNOLOGIA Y VIOLONCHELISTAS DELGADAS

Estoy aquí sentado ante esta maravilla tecnológica, o aberración tecnológica, según se mire, y por desgracia me pongo a pensar sobre la creación humana. Nos sentimos muy orgullosos con nuestras creaciones, nuestras herramientas, incluso nos atrevemos a llamarlas obras de arte, sin pensar que tiene lo mismo de arte, que la varita que usan los chimpancés, para sacar las hormigas de su agujero, son eso, simples herramientas, para facilitarnos sustento, o comodidad.
Pero, ¿existe el arte en la tecnología?
Hoy como casi todos los domingos por la mañana, me fui a “dormitar” un rato, al Auditorio Nacional. Allí 30 o 40 seres humanos, con instrumentos/herramientas, dan frecuencias exactas de sonido, en el momento justo, de forma coordinada creando de este modo belleza. Siglos de desarrollo, han llevado a formar esos “trastos” de metal, madera, y más, de tal forma que realizan su función de forma perfecta.
Con ellos, no podemos procurarnos sustento, ni comodidad, ni desplazarnos, Si nos abandonaran en una isla tan solo equipados con una tuba, como mucho podríamos asustar gaviotas. En cambio con la varita del chimpancé podríamos darnos un atracón de ricas y crujientes hormigas.
Entre esos maravillosos cacharros, había uno, un violonchelo, con mas de 200 años de antigüedad, perfecto, no se ha superado, lo cual me lleva a otro pensamiento: La solista que lo tocaba, de forma estupenda por cierto, era demasiado delgada, no es que tenga nada contra las mujeres delgadas, ni llenitas, es una cuestión de estética de conjunto, parecía un garrapata abrazando el maravilloso chelo, espero ser perdonado por semejante comparación, pero es lo que pensé, lo cual nos lleva a otro tema: La estética.
Pero ese es un pantano, en el cual no entrare.
Ahora ya por la tarde, me planteo: ¿Como he llegado a semejantes pensamientos? Mas teniendo una mente tan primitiva como la mía, Pues simple, hoy en la orquesta, no tocaba “mi” estupenda, y con “con formas” ayudante tercera de violonchelo, y mis pensamientos, de natural libidinosos, tuvieron que ir por estos caminos mas espirituales, y desde luego menos gratificantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada