Como canciones
tus palabras el recuerdo
me amanece

sábado, 13 de febrero de 2010

Los hombres mienten

Es una bendición que las mujeres piensen que los hombres siempre mentimos

Pero no solo una bendición, es, la repanocha, la leche, estupendo, magnifico, atómico, chiripitifalutico, la ostia sin h, la hostia con h, guay, chachipiruli, que te cagas, divino, hipermegachachi, el bien supremo

Permite cotas de libertad, extensas, oceánicas, espaciales, planetarias, estelares, galácticas, íntimas y recónditas.

Y encima todo eso, ¡sin mentir!

-Cariñoooo me voy de putas
-Vale, no gastes mucho, y a la salida del campo de fútbol, no te entretengas, que mañana trabajas

-Cielo le voy a darle un revolcón rapidito a la vecina
-Bieeeen, no olvides traer pan, y cómprame el Hola

-Amoooor me voy a hacer un trío con dos suecas
-OK, y de paso pregúntales si hay alguna oferta en el Ikea

-Menganita, te tengo que confesar una cosa, me he echado una amante
-¿Tu? ¿Con esa calva? ¡Anda yaaaa!

No hay nada mas inverosímil que la verdad desnuda

Pero todo esto, como todo tiene un pero, uno muy serio, siempre lo hay,

Mejor que yo lo expresa el dicho del siglo XVI

“Los caballeros que falsamente, a sus damas, de amor hablan, obtienen mas de ellas, que si amor, en verdad declaran”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada