Como canciones
tus palabras el recuerdo
me amanece

martes, 9 de febrero de 2010

Civilizacion

Se encontraron por la calle, hacia mucho que no se veían, lo menos años, y después de los consabidos besos, y los comentarios amables del estilo de:

- Que bien te veo, estas mas llenita, te sienta mejor a la cara -
- Te has dejado crecer el pelo, ¡mucho mejor! Lo tenias tan fino y ralo -

Decidieron ir a tomar un café, y contarse las aventuras de sus vidas.

En un momento dado salio el tema

- ¿Sigues saliendo con ese chico?
- Si, ya va para siete años, ¡y muy bien!
- Era casado ¿no? – volvió a preguntar la otra con sonrisa malévola
- Si, y sigue siéndolo – respondió con despreocupación satisfecha
- ¿Y no te importa?
- Pues no, la verdad, me hace reír, y pasar unas tardes estupendas, y no tengo ni que lavarle los calzoncillos, ni aguantar los partidos de fútbol, y además cuando viene a casa aun deja la tapa del water bajada, y la toalla colocada.
- ¿Y la mujer no sabe nada?
- ¿Pues no se? Nunca hablamos del tema, supongo, pero así él le deja tranquila por las noches, y no le da la lata nunca, supongo que tendrá sus “cosas” también.

Y cambiaron de tema.
……

El domingo siguiente, una de ellas, se acerco aun hombre que estaba sentado en su salón viendo el fútbol

Y le dijo tirandole una bolsa de lo que parecía ropa encima de la mesa:

- Le dices a la del pelo ralo que esta semana te lave ella los calzoncillos, el domingo que viene ves el partido allí, y te traes la muda de la semana para que te la lave yo. A ver si empezamos a repartirnos bien, ¡Ah! y mañana acuérdate de recoger el traje en el tinte.

El levanto un momento la mirada de la tele, solo un momento, enseguida volvió y dijo:

- Goooooooooooool

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada