Como canciones
tus palabras el recuerdo
me amanece

martes, 5 de enero de 2010

El ultimo Mamut

Hace aproximadamente tres mil y pico años murió el ultimo mamut en la isla Wrangel, al norte de Siberia

Por aquella época los aqueos se dedicaban a tocarles los webs a los troyanos por un quitame allá esa piba. Ramses III se hacia retratos del perfil, siempre el bueno. Y los de Ugarit se dedicaban a hacer semíticos chanchullos

Fue el ultimo, o la ultima mas bien, no murió victima de una lanza, ni por una terrible catástrofe natural, ni por la falta de pasto, simplemente se murió de vieja

Tampoco había aparecido la religión ultra ortodoxa del cambio climático, de hecho la temperatura del planeta era 3 grados mas alta que ahora, y los únicos gases invernadero eran los que soltaban los egipcios por comer tantas lentejas, y los de las vacas hititas.

Entonces que paso, porque lo que era una población floreciente, aunque pequeña dejo de reproducirse.

¿Los pesticidas? ¿lo cualo? Preguntaría mas bien el bello Paris, favorito de Afrodita, entre caliqueño y caliqueño, a la chorba griega.
¿El estrés producido por barbudos indígenas ansiosos de comer su carne?, tampoco, allí no iba “nadie” y hace un frío que pela.
¿La falta de comida? No, los datos paleobotánicos dicen que era la isla, una rica y monótona pradera .

Pues yo creo que no se reproducían por aburrimiento, eran pocos, y ya muy vistos todos
“Jolin, siempre la misma elefanta de culo gordo” decían ellos. “Otra vez el mastodonte calvo este, ¡pesao! Too er dia sobando con la trompa” decían ellas, Y como el paisaje no acompañaba, la monótona pradera sin un rinconcito donde substraerse a un poco de intimidad, pues nada, que dejaron de “hacerlo”

El aburrimiento, la monotonía, y cualquier otra “mono” lleva a extinción de las especies

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada