Como canciones
tus palabras el recuerdo
me amanece

lunes, 17 de enero de 2011

El Juicio

Juzgado de lo penal numero 17 de Madrid. Fecha: 6 de marzo de 2012. Juicio oral.

Una vez leídos los escritos de acusación y defensa el juez se dirige al acusado.

- El acusado responderá ahora a las preguntas del Ministerio Fiscal -

El fiscal con mirada fiera se dirige al acusado que se retuerce de pavor y vergüenza en el banquillo entre dos policías somnolientos

- ¿Es usted Don Hilarión Pitocorto Aceitunez? -
- Si señor – responde el acusado con voz casi inaudible
- El acusado se servirá de hablar en un tono audible – dijo el juez con severidad, y añade – repita la pregunta señor fiscal –
- ¿Es usted Don Hilarión Pitocorto Aceitunez? – repitió el fiscal
- Si – grito Agapito
- ¿Diga si es cierto que el día 8 de enero de 2012 a las 11 de la noche se encontraba en el local de ocio denominado “Aquí te pillo”? –
- ¡Si! es cierto –
- ¿Diga si es cierto, que encontrándose en dicho local se acerco a al lugar que ocupaban las hermanas Doña Casta y Doña Susana Verbenez Progrez? –
- Si señor –
- ¿Es cierto así mismo que solo dirigió la palabra a una de ellas, concretamente a Doña Susana? –
- Si es cierto –
- ¿Podría repetirnos lo que le dijo?
- Pues… - balbució Hilarión, poniéndose colorado – le dije que me gustaba
- ¿Solo a Doña Susana? – insistió el fiscal
- Si –
- ¿Podría decir a este tribunal a razón de que solo se dirigiera a Doña Susana, discriminando a su hermana Doña Casta?
- Pues vera usted, tenia los ojos oscuros y la otra azules, y a mi me gustan los ojos oscuros.
- ¿Entonces admite usted que discrimino a Doña Casta por razón del color de sus ojos?
- Si –
- ¿Hubo alguna otra razón para esa discriminación? –
- Si –
- ¿Cuál fue?- se cebo el fiscal que ya sabia que el juicio era suyo
- Pues tenia el pecho mas grande –
- ¿Alguna mas?
- Pues parecía tener mas edad, y me pareció mas apropiada para mi
- ¿Entonces admite usted que discrimino a Doña Casta, por razón de aspecto, volumen mamario, y edad, contraviniendo la ley Pajin de 2011 de Igualdad de Trato? -
- Si -
- No hay mas preguntas Señoría – dijo satisfecho el fiero fiscal

El juez dirigiéndose al acusado le dice:

- ¿Tiene usted algo que añadir, o manifestar? -
- Si –
- Pues levántese y dígalo – dijo el juez con hastío
- Pues vera señor juez, le juro a usted por la Virgen de la Paloma, que si me las vuelvo a encontrar me gustaran las dos igual, es mas si hace falta hasta hacemos un trío, y le digo aun todavía mas, que me gustan todas, todas la mujeres, pero todas todas ¡eh!... Por igual

- Queda visto para sentencia -

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada