Como canciones
tus palabras el recuerdo
me amanece

miércoles, 25 de febrero de 2009

"Aquellos maravillosos años" ... pues vale

Era una de esas fiestas para recaudar pasta en la universidad, nadie sabia para que, era mas bien una ocasión de conocer “personas” y beber a un precio asequible, los que la organizábamos claro.
Algún listillo se el ocurrió la genial idea de organizar un concurso de morreos, una oportunidad perfecta para morrear con alguien nuevo, no se permitían parejas preestablecidas. Entre los amigos de la panda ya las combinaciones nuevas eran difíciles, descartando las del mismo genero, lo cual como que no.
También ofrecía la posibilidad de entrenar antes del concurso, con lo cual aparecían un rico mundo de posibilidades.
La conocí allí, tenia los ojos muy negros, sobre una piel muy blanca. Estudiaba derecho, y había venido con no sé quien.
Ante ella desplegué todas mis habilidades, nos reímos, hablamos, nos contamos, y sobre todo nos miramos.
En el barracón de la “facul” donde hacíamos las fiestas el ambiente era insoportable, calor, humo, música a todo meter, así que sugerí de salir fuera a despejarnos un poco, Ya salimos cogidos de la mano
Fuera hacia frío, seria marzo supongo, no recuerdo bien, seguimos hablando, pero ya muy próximos.
Le pregunte “Te puedo besar” (siempre fui un acojonadillo y lo sigo siendo). “Claro” respondió ella
Acerque mis labios a los suyos, ella cerro los ojos, y cuando comenzaba beso ella introdujo algo con su lengua en mi boca.
Me retire, ella me miraba con una sonrisa de gioconda
“Es que no sabia donde tirar el chicle” me dijo
Se dio la vuelta y la mire como se alejaba...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada